07 junio 2013

INTRODUCCIÓN



¨Por estar inscrita en el tiempo del teatro, la escenografía es un arte efímero.
Al atar la escenografía a la puesta en escena, se ciñe al tiempo de las artes escénicas, a los tiempos del teatro;se obliga a compartir su carácter efímero, porque la escenografía es solamente escenografía mientras dura la representación, mientras interactúa con los actores, con los bailarines o con los cantantes y con el público.
Antes y después de la representación podrá ser una obra pictórica, escultórica, arquitectónica, una decoración , una instalación o un montón de trastos inútiles¨.
Alejandro Luna 




¨Cuando diseño una escenografía intento capturar la filosofía del texto a través de los significados de la misma;para mí ésta es la base de todo diseño . por dar un simple ejemplo: Romeo y Julieta es el drama de dos jóvenes que se aman, que se debaten entre graves problemas,pero que luchan por la vida que querrían vivir juntos.
El plano escenográfico debería, por tanto, ofrecer una salida, aunque los dos protagonistas no puedan usarla: la escenografía debería tener, claramente, una estructura abierta¨.
Josev Svoboda



28 abril 2013

EL TEATRO QUE EDUCA



TEATRO EN GRECIA
“El espacio simbólico”
“EL TEATRO QUE EDUCA"


En el siglo VI AC diferentes Polis
 conforman Grecia
 y  una de ellas se coloca a la cabeza
 POLÍTICA , ECONÓMICA Y CULTURALMENTE.
ATENAS es esa ciudad, e inventa y lega al mundo :

 LA DEMOCRACIA y EL TEATRO.



El teatro Revoluciona al mundo con una nueva forma de contar historias a través de sus obras representadas ; y se expande mas allá de las fronteras de Grecia para convertirse en referente de civilización , no solo para los griegos , sino también para el resto del mundo, en aquella época  y ahora






*********




*********

TEXTO 

MITO DE DIONISIO , DIOS DEL TEATRO .DOS VECES NACIDO

*********
DITIRAMBO

Bellini "fiesta dionisíaca” 1490


*********


PARTES DEL TEATRO GRIEGO

TIMELE (Altar al dios Dionisos)



THEATHRON



PARODOS



ORCHESTRA

**************************************************


****************************************************


TEATRO DIONISOS

Vista aérea del teatro en la actualidad

Maqueta 3D de cómo se veía el teatro en la antiguedad

*********
OTROS EJEMPLOS DE TEATROS GRIEGOS
TEATRO EPIDAURO




TEATRO DE MILETO


TEATRO DE DELFOS



En esta cerámica , observamos   a Ariadna y Dionisos  rodeados de actores interpretando papeles mitológicos,





en esta otra, una representación teatral , 




en este fragmento  vemos  al público  en las gradas,
que observando sus expresiones parecen disfrutar del evento 




y aqui "entradas" halladas en Epidauro



Párodos  en pié  del teatro de Epidauro
 Actores y Espectadores comparten el mismo acceso al edificio teatral


TEXTO DE ESTUDIO

"LAS REPRESENTACIONES DRAMÁTICAS EN GRECIA" 

PDF:




VIDEO SOBRE TEATRO GRIEGO









ORIGENES DEL TEATRO
Tomado de El Teatro y su Historia de Jean Jonvent
El teatro nace en Grecia, pero antes de su nacimiento ya existían manifestaciones teatrales en el mundo: los bailes, las danzas, que constituyen las más remotas formas del arte escénico. Estas primeras manifestaciones dramáticas son las prehistóricas danzas mímicas que ejecutaban los magos de las tribus, acompañándose de música y de masas corales en sus conjuros con objeto de ahuyentar los espíritus malignos, y otras pantomimas y mascaradas, así como las danzas córicas en honor de Dionisos, renovación del culto de Príapo, que se celebraba al pie de la Acrópolis de Atenas.
La estatua de Baco era llevada procesionalmente, entre himnos al macho cabrío que era sacrificado al retorno de la procesión, en un altar colocado bajo una encina. Los himnos, entonados por sátiros y náyades que no cesaban de danzar durante el trayecto, eran de un poeta del Peloponeso, llamado Arión, que puede ser considerado el precursor de los autores dramáticos.
Estos festivales fueron luego modificándose, y se introdujeron, en lugar del ya anacrónico mito, héroes y reyes, primera piedra del arte escénico, colocada casi simultáneamente por Tespis, por Epigenes y por Arión.
El ballet, es, pues, la primera manifestación teatral que se conoce.
Con anterioridad a Tespis, el teatro se reducía a un corifeo que narraba las aventuras de un héroe o de un dios y un coro que le acompañaba y le interrumpía de vez en cuando con preguntas y con exclamaciones de júbilo o de dolor. Tespis imaginó representar al héroe, encarnarlo.
Tespis era natural de Icaria y nació hacia el año 540 antes de Jesucristo.
El maquillaje en su más rudimentaria forma surge, también con Tespis, que obligaba a embadurnarse el rostro con las heces del vino a todos los componentes del coro.
Primero hubo un solo actor –corifeo-, y sólo necesitaba una mesa junto al altar de Dionisos para dialogar con los chorentae, mesa o carro que se colocaba en el centro de la orchestra. Cuando, aumentan los actores la mesa se convierte en plataforma, y al fin la importancia de la representación requiere ya una habitación o barraca donde los actores se disfrazan. También entonces se levantan gradas de madera para el público, ya que éste aumenta cada vez más y ya no puede situarse en filas, de pie, alrededor del altar (thymele).
Parece ser que un día, representándose obras de Esquilo y Pratinas, se hundieron las gradas. Ante el temor de que pudiera repetirse la catástrofe, se acordó construir, con planos de Anaxágoras y Demócrates, un teatro con graderío de piedra.
Vitrubio, en su libro V, describe las tres partes principales del teatro griego: el muditorio, la orchestra y la barraca o scena.
Las localidades estaban colocadas en semicírculo, apoyadas sobre la pendiente rocosa de la Acrópolis. Al final del graderío existía una columnata y detrás continuaban los asientos. En el centro de la orchestra estaba el altar de Dionisos. A su alrededor danzaba el coro.
La scena estaba enmarcada por tres muros. Uno de frente y otro a cada lado. El muro del centro solía adornarse con columnas, estatuas y frisos. Tenía tres puertas. Por la central, de mayor tamaño, entraban los dioses y los héroes. Las otras dos eran para los personajes secundarios. En los muros laterales había también sendas puertas.
El teatro de Dionisos, cuyo emplazamiento se había perdido por completo con el tiempo, fue descubierto en el año 1765 por el investigador R. Chandler, prosiguiendo luego las excavaciones J. H. Strack en 1862 y Dorpfeld en 1886.
En la época de Sófocles ya existían -prismas (periaktes) atravesados por un eje- eran giratorios y en cada una de sus caras tenían pintado un motivo diferente conforme a los tres géneros teatrales de entonces: tragedia, comedia y sátira. Se suponía que la tragedia ocurría en templos o en palacios; la comedia, en interiores, en calles, en plazuelas, en mesones; y la sátira, en grutas o arboledas.
Había también una carro pequeño con ruedas -enkyklema- que se hacía avanzar desde una de las puertas del fondo y que servía para las escenas nocturnas, desapareciendo cuando acababa la escena. Junto al enkyklema estaban los exostras, cuyo uso es hoy desconocido, y una especie de tribuna -teologeión- en la que aparecían las divinidades.
En el teatro de Atenas cabían 17,000 espectadores, en el de Dfero, 30,000 y alrededor de las 35,000 personas en el de Megalópolis.
Había una silla reservada al sumo sacerdote y varios puestos de honor en torno a él. El graderío recibía el nombre de "bajo" en los lugares reservados a los altos dignatarios, "medio", el sitio que ocupaban los ciudadanos, y "alto", la parte de las gradas destinadas a la plebe. En la parte más alta estaban los "pórticos", cubiertos siempre y que se reservaban a las mujeres.
En estos teatros se habían introducido ya notables mejoras y adelantos. Eran ya suntuosos y amplios y tenían abundantes recursos escénicos y decorados que aún se perfeccionaron después.
Las primeras tragedias griegas ensalzaban las virtudes de los dioses. Esquilo (525-456), Sófocles (496-406) y Eurípides (480-406) se inspiraron para sus concepciones en los poemas homéricos, primer cantor de dioses, semidioses y héroes. En la comedia griega se puede considerar tres etapas: antigua, media y nueva.
La primera era esencialmente satírica. Los autores presentaban en escena, perfectamente descritos, con sus nombres auténticos incluso, a los jefés de Estado, a los filósofos, poetas, magistrados y generales. Muchos autores fueron castigados por sus audaces mordacidades, entre ellos el poeta Eupolis, al que Alcibíades mandó arrojar al mar.
Por fin se puso coto a estos desmanes cuando cayó el gobierno de Atenas en poder de una oligárquica tiranía que empleó la censura, prohibiendo que se llevasen a la escena personajes públicos.
De todos modos, no se consiguió que los autores desistieran de sus propósitos de expresar lo que libremente sentían. Continuaron sus acres censuras a los gobernantes y hombres de Estado, poniendo nombres supuestos a los personajes, pero el público los reconocía fácilmente.
A este período pertenece la "comedia media". No duró mucho, sin embargo, porque, considerando que era igualmente peligrosa, fue también prohibida.
Nació entonces la "comedia nueva", o de costumbres, que adquiere en Menandro su expresión más completa. Son llevados al teatro, como medio de exposición, las corrupciones y vicios de la sociedad.
La comedia carece del coro y, aunque no tiene ya el cariz personal de las primeras obras griegas, conserva aún su prístico ímpetu henchido de aticismo.
El público griego gozaba también con el espectáculo de pantomimas y con el "drama satírico", género bufo, cuyos personajes principales y obligados tenían que ser satiricos y faunos.
Las representaciones empezaban muy temprano, poco después de la salida del sol. El precio de las localidades, el teorikón, era de dos óbolos. Desde los tiempos de Pericles el gobierno daba un óbolo para la entrada y otro para la merienda a los pobres. Los gastos de sostenimiento del teatro eran sufragados por los ciudadanos pudientes. Los que pagaban para el sostenimiento del teatro se llamaban coregas, eran elegidos por los arcontes y tenían que mantener a los individuos necesarios para componer el coro. Los coros entraban en concurso antes de las fiestas y al sostenedor del coro que vencía se le colocaba una corona de hiedra.
Esta costumbre se fue perdiendo a medida que el coro intervenía cada vez menos en las representaciones dramáticas, quedando al cabo relegado a un papel muy secundario: danzar y cantar en los entreactos.
En un principio, el autor y el actor eran una misma persona. Esquilo elevó a dos el número de actores que intervenían en la representación dramática. En la época de Sófocles eran tres ya los actores, e incluso más, ya que a veces sucedía que en alguna representación se precisaban más intérpretes.
Esquilo nació en Eleusis el año 525. Fue Soldado y poeta.
De él se ha dicho que su lenguaje poético es inimitable, y su estilo uno de los más vigorosos que se han conocido. Murió en Gela, cerca de Sicilia, el año 456. De las setenta u ochenta comedias que escribió, apenas quedan hoy siete conocidas: Los persasLas suplicantesLos siete contra TeabasPrometeo encadenadoAgamenónLas coéforasLas euménides...
Sófocles, nació en Colona, cerca de Atenas el año 496. Primero fue sacerdote y el año 468 se reveló como autor dramático al serle premiada su trilogíaTriptolemo.
Dotado de un espíritu renovador y revolucionario, su aportación dramática significó un avance definitivo para el teatro griego. Suprimió las enormes y ampulosas tiradas de versos; aumentó el número de actores y dio a sus personajes cierta humanidad.
Escribió más de cien tragedias, aunque a nosotros sólo han llegado Edipo ReyEdipo en ColonaAyaxAntígonaElectraFiloctetesLas traquinias... Sus obras han sido vertidas a varios idiomas y se siguen representando en todo el mundo.
Eurípídes nació en Salamina, el año 480. Fue pintor, orador, filósofo, poeta y dramaturgo. Sus principales obras son: Ifigenia en AulisIfigenia en Táurida,Hipólito coronadoAlcestes y Las troyanas.
Poética y literariamente quizá sea inferior a Esquilo y Sófocles, pero teatralmente fue superior a ellos.
En Aristófanes se puede y debe considerar al político, al crítico y al satírico. Como político escribió LisístrataLos acaniensesLos Caballeros y La Paz. Como crítico -duro, implacable- escribió: Las avesLas ranasLas nubes y Ceres. Como satírico: Las avispas y Las junteras son las más características. Escribió poco en relación con los demás y apenas queda una docena de obras suyas.
Aristófanes es quizás el menos interesante de todos ellos y alguna de sus piezas, por ejemplo Lisístrata, es hoy irrepresentable a causa de la forma en que la concibió y expresó. Está escrita de un modo áspero, crudo obsceno en muchos momentos, y no se detiene ante ninguna expresión del lenguaje por fuerte y atrevida que sea, ni ante ninguna escena más o menos inmoral.

GLOSARIO TEATRO GRIEGO 

DIONISOS/ BACANTES Y SATIROS/ DITIRAMBO/ BACANAL/ TRAGOS/ TIMELE/ ORKESTRA/ SKENE/ PROSKENION/ THEATRON/ THEAEMA / THEAMATOS

THEOAMAI/ THEATOS/ THEA/ PARODOS/ PARASKENION/ PUERTA REAL/ CRISOELEFANTINA / PROTAGONISTA/ DEUTEROAGONISTA/ TRITEROAGONISTA/ PERIAKTES o PERIAKTOI/ EKIKLEMA/ ESCALERA DE CARONTE/ TEOLOGEION/ COTURNOS/ MASCARAS/ CHITON/ HIMATION/ ONKOS/ ENTUSIASMO/ TABLA DE SALAMIS/ ORDEN DORICO/ ORDEN JONICO/ AGORA/ CONSONANCIA/ SKENOGRAPHIA


25 abril 2013

VESTUARIO GRIEGO Y ROMANO

VESTUARIO GRIEGO





ESCULTURA DE MADRE E HIJA 
VISTIENDO CHITÓN JÓNICO CON PEPLO


VASO CERÁMICA,
Y FOTO BLANCO Y NEGRO
CHITÓN DORICO CON PEPLO




COTURNOS 






GLOSARIO VESTUARIO GRIEGO


Telar / Urdimbre / Chitón o Quiton Dorico / Klismos / Fíbula / Cornucopia / Peplo / Cascos Minoycos / Himatyon / Simposium / Klamide / Tesalia / Chitón o Quiton Jonico / Hoja de Acanto / Polvo blanco: Oxido de plomo / Labial rojo: oxido de hierro / Lino /
/ Lana / Civilización Creto-minoica / Vestidos Delfos / Mariano Fortuny / Raymond Duncan / Paul Poiret / Madame Grés / Haiston / Auriga / Moda Imperio / Grecia Protoclásica

VESTUARIO EN ROMA


EL CHITÓN PASA DE GRECIA A ROMA y SE DENOMINA PEPLUM

El  HIMATIÓN GRIEGO  SE  DENOMINA EN ROMA PALLA

LAS MUJERES  CASADAS UTILIZABAN UN VESTIDO LARGO HASTA LOS PIES QUE PODIA TENER COSTURAS (túnica ) DENOMINADO  STOLA



               STOLA Y PALLA                                 PEPLUM                           STOLA Y PALLA 




                                                                                                             


PEINADOS Y ACCESORIOS





PERFUMISTA 





INDUTUS -INDUMENTARIA O ROPA INTERIOR
FASCIA PECTORALIS (CORPIÑO) SUBLIGAR O SUBLIGACULUM (BRAGA)




TOGA : VESTIMENTA DEL CIUDADANO ROMANO 


 



FORMA DE  VESTIRSE CON TOGA













08 abril 2013

EL TEATRO EN ROMA

Diversión de multitudes


MAPA ROMA IMPERIAL:

MAPA TEATROS EN LA ANTIGUEDAD:


1- Teatro romano: planta


Vitruvio en el siglo primero antes de Cristo describe los primeros teatro romanos de la era de Augusto,

que a diferencia de los griegos se presentan sobre un terreno plano (no apoyados sobre un declive montañoso), cerrado de muros perimetrales donde se apoyaban las gradas para los espectadores (cavea) La escena monumental (scenae frons) y el palco escénico (o pulpitum) , se reduce la orquestra a medio circulo ocupandose ahora no con el coro, sino con espectadores privilegiados.

Esta solución permitía erigir el edificio teatral en cualquier lugar donde se quisiese y también en el centro de la ciudad llegando a ser unos de los edificios públicos principales de la comunidad.

TEATROS GRIEGOS Y ROMANOS SEGÚN VITRUVIO:



PARTES DEL TEATRO ROMANO:



La forma cerrada del teatro romano, que también poseía la cobertura del edificio entero con largos toldos llamados velarium que reparaban del sol y la lluvia a los espectadores, se prefigura como el prototipo del edificio teatral moderno.



TEATROS FUERA DE ROMA:

TEATRO DE MERIDA

 TEATRO DE POMPEYA



TEATRO DE TAORMINA

El telón (alaeum o siparium) es otra invención romana que faltaba en el teatro griego. En el inicio del espectáculo el sipario contrariamente al uso modero bajaba y se enrollaba en una estrecha fosa del escenario (hiposcenyum). La expresión que leemos en Horacio: aulae premuntur -baja la tela –(Horacio cartas)- significa: comienza el espectáculo; mientras la expresión contraria transmitida por Ovidio aulaea toliuntur, -se levanta el telón –(Ovidio Metamorfosis)- significa el espectáculo ha terminado. Y también un pasaje de su libro  Ovidio nos cuenta que los siparios estaban pintados con escenas épicas o históricas




De este funcionamiento técnico del sipario romano no nos quedan un registro claro, ya que los mecanismos hechos de materiales perecederos como madera, tela no han perdurado en el tiempo, y como ocurre con muchos otros aspectos de la escena antigua, sus testigos no sintieron la necesidad de dejar testimonio de esa información por considerar esa práctica común y banal.

Esto mismo queda dicho para el velarium sabemos que las maniobras de desplazamiento las realizaban los marineros habituados en las tareas de los barcos, pero no podemos imaginarnos las complejas series de operaciones con las cuerdas.


2-Modelo de escenografía fija


El modelo de la escena es fija(frons scaenae) y hecha de piedra. Cuatro columnas marcan la separación de las tres puertas tradicionales: la puerta central (valva regia) y las dos laterales (hospitalia). La escena esta situada entre dos torres en las cuales se abren dos puertas laterales (versurae) destinadas como accesos a la escena.

En segundo plano vemos una galería abierta y sobre esta un frontón con un busto femenino que podría ser de la diosa protectora o la señora que hizo levantar el teatro. Sabemos que muchas mujeres en la época imperial fueron mecenas de la construcción de estos edificios.



Lucrecio por ejemplo, en la Naturaleza de las Cosas, revela poéticamente que las sogas de lino multicolor flotaban sobre el teatro, coloreando con efumaturas delicadas la escena y espectadores.

Pero no dice ni una palabra de las maniobras para izarlas. Tenemos la buena noticia de que el velarium estaba suspendido sobre las gradas (cavea) porque era especificada como velaerumt: que quería decir , habrá toldo) en los avisos públicos para atraer un mayor número de espectadores.

UTILIZACION DEL CEMENTO:




LA CONSTRUCCIÓN EN ROMA:

El primer teatro permanente de piedra fue en el 55 AC. el de Pompeyo, coincide con el Fin del teatro entendido como producciones de textos dramáticos.
Con la transformación de los modelos griegos y casi la supresión de la parte literaria, sobrevino una forma de representación dramática denominadas mimo y pantomima, que privilegian el arte del actor.
Así el teatro romano conquista su emancipación en los grandes teatro de piedra que de ahora en mas se construyen a centenares. Los actores con buen acierto conquistan su propio espacio, su identidad profesional, artística y social e hicieron surgir la exigencia de las exhibiciones en grandes edificios donde su arte pudiese manifestarse a pleno frente a un publico ahora mas vasto y socialmente variado.
Esto coincide con la nueva política de imperio de grandeza monumental urbana.
Los arquitectos mejoran las técnicas de construcción, cambiando los materiales utilizados. Las edificaciones experimentaron el empleo del cemento, que utilizado en la época de Nerón para construir su palacio llamado DOMUS AUREA se difunde rápidamente como en el COLISEO y el PANTEON así los edificios teatrales junto a los anfiteatros y circos invaden todo el mundo romanizado penetrando en África y oriente. Como son ejemplos el teatro de SABRATHA en Libia y el de ASPENDOS en Turquía quienes exhiben la grandeza de sus ruinas.






ENTRADA AL TEATRO, ALMA TADEMA:




CARACALLA, ALMA TADEMA:



EL COLISEO, ALMA TADEMA:


Circo y fieras en la Roma antigua.Pantomimas y naumaquías


José María Blázquez Martínez
Catedrático Emérito de Historia Antigua
Universidad Complutense

Uno de los espectáculos más populares fue en el Imperio Romano el acoso de fieras,
celebradas generalmente en los anfiteatros. En origen estos espectáculos, como los
juegos olímpicos, némeos, píticos e ísmicos y las representaciones teatrales en Grecia, o
los combates de gladiadores y carreras de carros en Roma, eran rituales religiosos en
honor de los dioses o de los difuntos importantes; con el tiempo, estos rituales se degradaron
y se convirtieron en juegos o en deportes. Todavía, a finales del Mundo Antiguo,
en las representaciones de carreras de caballos o de luchas de fieras no es raro que una
imagen de Cibeles presida los juegos. El más antiguo espectáculo de lucha de fieras de
que hay noticia en Roma data del año 186 a. C. y tuvo lugar unos 80 años antes de que
se introdujeran los combates de gladiadores. La afición por este espectáculo sangriento
pervivió por lo menos hasta el s. VI. En el año 469 los emperadores León y Artemio
prohibieron que se celebrasen en domingo. En el año 536 el emperador bizantino Justiniano
decretó que los cónsules debían ofrecer al pueblo acosos de fieras. Este espectáculo
era variado en su composición; unas veces se exhibían sólo fieras, otras luchaban
éstas entre sí, y frecuentemente con hombres; se simulaban también en el anfiteatro auténticas cacerías de animales salvajes.




Los que luchaban con las fieras se llamaban bestiarios;
unas veces eran contratados, otras se obligaba a combatir a criminales o a prisioneros
de guerra. Autores de los s. II y III, como los escritores cristianos Tertuliano y
San Cipriano y el jurista Ulpiano, nos informan de que también se ofrecían voluntarios
para luchar con las fieras, que tenían a gala el participar sin recibir soldada, incluso algún
emperador para demostrar en público su valor no tuvo inconveniente en descender a
la arena y matar con su propia mano las fieras. El historiador Dión Casio cuenta que
Cómodo (180-193) mató en un solo día cinco hipopótamos, y en varios una jirafa, dos
elefantes y algunos rinocerontes.
Existían grupos o familias de bestiarios, que se adiestraban, como los gladiadores,
en escuelas especiales; una de estas escuelas fue creada por el emperador Domiciano a
finales del s. I. Generalmente este espectáculo se celebraba en el anfiteatro; en el de
Mérida se conservan todavía las habitaciones de las fieras con unas ventanucas para
alimentarlas. Las primeras fieras que se vieron en Roma procedían de África, donde
Cartago, la gran metrópoli mercantil, había sido arrasada en el año 146 a. C. El historiador
contemporáneo de Augusto, Tito Livio, recoge la noticia de que en un espectáculo
de fieras celebrado en Roma en el año 169 a. C. y organizado por los ediles P.
Léntulo y Escipión Násica, se exhibieron 63 fieras africanas (panteras, leopardos y hieCirco
y fieras en la Roma antigua. Pantomimas y naumaquías
nas, 40 osos y elefantes). Por estas fechas, se presentaban a veces sólo animales inofensivos,
pues en los juegos organizados para festejar a la diosa Flora sólo participaron esta
clase de animales. El comediógrafo Plauto vio en su tiempo avestruces. Además de estas
fieras importadas, se sacaban a la arena animales traídos de distintas regiones de
Italia, de los montes Apeninos, de Lucania y Apulia, como osos, jabalíes, corzos, ciervos
y liebres.



Los acosos de fieras cobraron cada vez más importancia ya a finales de la
República Romana y se vieron en Roma animales nunca antes vistos. En el año 58 a. C.
en las fiestas organizadas por Escauro se exhibieron un cocodrilo y un hipopótamo.
Pompeyo, con ocasión de los espectáculos venatorios, celebrados con motivo de la
consagración de su teatro, presentó al público un rinoceronte, unos monos africanos
desconocidos y un lince de la Galia (Francia). En las cacerías preparadas por César en el
año 74 a. C. el pueblo romano vio por vez primera una jirafa y en el año 11 a. C. un tigre.
Asombra la variedad de fieras que participaban en estas dos exhibiciones o luchas,
pero lo que más llama la atención es la abundancia de animales de una sola especie que
se presentaban al público, que indica un gran comercio de fieras perfectamente organizado
y muy rentable desde los países de origen hasta el anfiteatro de Roma. El cazador
era propietario de los animales cazados por él, fuese en terrenos propios o ajenos. Sin
embargo, las cacerías de elefantes sólo se podían organizar con autorización del emperador.
La posesión de esta fiera era un privilegio exclusivo del emperador. Los emperadores
también se reservaron el privilegio de cazar leones o de autorizar su captura. El
transporte de las fieras se hacía generalmente por mar. Está bien representado en algunos
de los soberbios mosaicos de Piazza Armerina, Sicilia (300-360). Los convoyes tardaban
varios meses en llegar y frecuentemente perecían las fieras en el viaje. Del edicto,
dado por los emperadores Honorio y Teodosio, del año 417, se desprende que los municipios
por donde pasasen tenían la obligación de alimentar las fieras, lo que motivaba
abusos sin cuento. 




En Hierápolis, capital de la provincia romana del río Éufrates, una
vez se detuvo un convoy 3 o 4 meses en vez de una semana; por este motivo los citados
emperadores legislaron que no se podían detener más de 7 días en la misma ciudad.
En los citados juegos pagados por Pompeyo intervinieron 18 o 20 elefantes, 500 o
600 leones y 410 fieras africanas de otras especies; y en los de César 400 leones y 40
elefantes. Los datos que conservamos de época imperial indican que las luchas de fieras
gozaron cada vez de más aceptación y de que los emperadores para congraciarse con el
pueblo de Roma y apartar su atención de los problemas acuciantes de la vida ordinaria
no escatimaban dinero en gastos. Augusto dio en su vida 26 juegos organizados por él, y
se sacrificaron 3.500 fieras de África, que era la principal abastecedora de los animales
salvajes. El emperador Tito, en el año 80, montó unas fiestas que duraban 100 días para
celebrar la consagración del anfiteatro Flavio, que tenía cabida para 40.000 o 45.000
espectadores; en un solo día se presentaron 5.000 fieras y durante estas fiestas se mataron
9.000 animales. Trajano, en el año 107, celebró el triunfo sobre Dacia, la actual
Rumania, con unas fiestas que duraron 4 meses, en las que intervinieron 11.000 fieras
que lucharon contra 10.000 hombres.
Roma llevó a las provincias el gusto por este espectáculo. El gaditano Columela, a
comienzos del Imperio, alude a fieras africanas traídas a la Bética, la actual Andalucía,
para que participasen en los juegos del anfiteatro. Los zoos de Roma estaban llenos
siempre de fieras, que en cualquier momento podían intervenir en los anfiteatros. Nerón
(54-68), en el gran palacio llamado la Domus Aurea, que construyó en Roma, al decir
Circo y fieras en la Roma antigua. Pantomimas y naumaquías
del historiador Suetonio, tenía "bosques con una multitud abigarrada de animales domésticos
y salvajes de todas clases". En tiempo de Gordiano III, hacia el año 235, había
en Roma, según la Historia Augusta, obra de finales del s. IV, 32 elefantes, 10 alces, 10
tigres, 60 leones domesticados, 30 leopardos domesticados, 10 hienas, 6 hipopótamos, 1
rinoceronte, 10 leones salvajes, 10 jirafas, 20 onagros, 40 caballos salvajes e innumerables
y divertidísimos animales, fieras todas, que fueron presentadas en la arena con ocasión
de celebrar Filipo el Árabe el milenario de la fundación de Roma, celebrado en el
año 248. Para el mantenimiento de todas estas fieras se necesitaba un numeroso personal
administrativo y la inversión de cuantiosas sumas de dinero. Calígula (37-41), en
una época en que la carne había alcanzado un precio alto, alimentaba a las fieras con
carne humana de criminales. Aureliano regaló las fieras que participaron en su triunfo,
para no gravar el fisco, lo que indica que de los fondos públicos se sostenían los animales
y que su mantenimiento era costoso. Un procurador administraba los fondos especiales
destinados al sostenimiento de los elefantes.
En los anfiteatros no sólo se exhibían fieras, luchaban éstas unas contra otras o
contra hombres, sino que también se simulaban auténticas cacerías; la mejor conocida
está descrita en la citada Historia Augusta, con ocasión de las fiestas organizadas por el
emperador Probo; dice así: "El espectáculo se dispuso como sigue: grandes árboles,
arrancados con sus raíces por los soldados, se colocaban sobre una plataforma de madera
de gran extensión que se había recubierto de tierra. De esta manera, todo el circo,
plantado de modo semejante a un bosque, pareció florecer con la frescura de las hojas
verdes. En seguida soltaron por todos los caminos mil avestruces, mil ciervos, mil jabalíes,
mil gamos, mil gamuzas, mil cabritillos salvajes y otros animales herbívoros en
tanta cantidad cuanto les fue dado alimentar y encontrar. Hecho esto, dejaron penetrar
en el bosque a la plebe y cada uno se apoderó de lo que quiso. Otro día, Probo hizo soltar
de una vez en el anfiteatro a cien leones de largas crines. El fragor de sus rugidos parecía
el tronar de la tormenta. Se les dio muerte por la espalda a todos estos leones y, mientras
morían, no dieron el buen espectáculo que se esperaba de ellos, ya que no tenían ese ímpetu
que tienen cuando salen de sus jaulas. A muchos de ellos, que no querían avanzar, se
les mató con flechas. Salieron también cien leopardos de Libia, cien leopardos sirios, cien
leonas juntamente con cien osos. Parece ser que el espectáculo de todas aquellas fieras 
fue más imponente que agradable." Otras fiestas eran más complicadas aún. El poeta Calpurnio
describe una fiesta dada por Nerón, en la que el suelo se abrió y de los abismos salió
un bosque maravilloso con árboles resplandecientes por el oro y surtidores olorosos, poblado
de fieras de lejanos países. En los juegos que organizó Septimio Severo, en el año
202, la palestra se transformó en pocos momentos en un barco gigantesco, que inmediatamente
se desencuadernó, quedando sobre la arena 700 fieras, leones, panteras, osos,
bisontes y avestruces, que fueron sacrificados en los 7 días que duró la fiesta.
A los condenados a las fieras frecuentemente se les ataba a un carro, que se llevaba
a donde los animales se encontraban; otras veces se les obligaba a ir a su encuentro azotándolos
por las espaldas, según se ve en el mosaico de Zliten. También se les colgaba de
un madero, como a Blandina, cristiana, que en Lyon, en el año 177, fue condenada a las
fieras, o se les ataba a un puente o tablado, como a Saturo, mártir cristiano africano del
año 203. Las actas de los mártires —los cristianos fueron frecuentemente condenados a
las fieras— nos informan de algunas particularidades, como de que los condenados eran
flagelados antes, como se hizo con la citada Blandina o con los mártires de Tiro, en
Circo y fieras en la Roma antigua. Pantomimas y naumaquías
época de Diocleciano a principios del s. IV, y de que cuando se les echaba a toros bravos,
iban envueltos en redes, como Perpetua y Felicitas, compañeras de Saturo.
La actitud de los intelectuales fue ambigua ante estas degollinas de hombres y fieras
organizadas para divertir al populacho. Varrón, a finales de la República, escribió la
siguiente frase condenatoria de tales juegos: "¿No sois unos bárbaros, los que echáis los
criminales a las fieras?" Cicerón, el gran orador, contemporáneo del escritor anterior,
también fue contrario a este espectáculo: "¿Qué placer puede representar para una persona
culta ver como un hombre débil es despedazado por una fiera fuerte y gigantesca o
como un hermosísimo animal es atravesado por una jabalina?" Séneca manifestó repetidas
veces su repulsa ante estas matanzas. El cristianismo se opuso a ellas por boca de
algunos de sus mejores representantes, como san Juan Crisóstomo en el s. IV y Salviano
de Marsella, en el siglo siguiente; en cambio, los poetas Marcial y Estacio, en tiempo de
Domiciano, alaban estos espectáculos.
Las cacerías de fieras en los anfiteatros sirvieron también a la medicina. Galeno escribe
que muchos médicos presenciaron la autopsia de un elefante gigantesco y del
cuerpo de estos animales sacrificados se obtenían medicinas. También sirvieron a los
artistas para copiar fieras del natural. El famoso escultor Pasiteles, de finales de la República,
estuvo a punto de ser despedazado por una pantera escapada de una jaula,
mientras modelaba un león.
En los anfiteatros romanos presenciaban los espectadores otros tipos de
diversiones, como las pantomimas y las naumaquias, éstas últimas no siempre celebradas
en ellos. En las pantomimas los actores eran generalmente criminales,
condenados a muerte, entrenados para estos tipos de espectáculos. Los actores solían
salir a la arena vestidos con túnicas bordadas en oro, con mantos de púrpura y coronados
con coronas doradas. De pronto, los vestidos se inflamaban y los delincuentes
morían abrasados. El populacho romano había bautizado a semejantes mortíferos vestidos
con el nombre de "túnica molesta". Otras veces, como a los cristianos, a quienes
Nerón en el año 64 echó la culpa del incendio de Roma, se les embadurnaba de resina y
de pez y ardiendo se convertían en auténticas antorchas humanas, que iluminaban la
noche; a otros condenados, vestidos de pieles, se les arrojaba a los perros para que
los descuartizasen. Los escritores de época imperial han conservado datos sobre estas
pantomimas que a nosotros se nos antojan espeluznantes, pero que hacían las delicias de
los espectadores de los circos. Muchas veces las pantomimas ponían en escenas hechos
famosos de la Historia Romana o mitos. Nuestro poeta Marcial, que también pintó los espectáculos
de la capital del Imperio, vio a un criminal disfrazado de Mucio Escévola, con
una mano colocada sobre el fuego, hasta que éste se la abrasó toda. Se representó también
en el anfiteatro la crucifixión del bandolero Laureolo, que fue desgarrado por las fieras. El
poeta bilbilitano describe con un realismo impresionante el suplicio: la carne le caía a
pedazos. En otra pantomima un condenado representaba a Orfeo, el héroe mitológico,
que con su música amansaba a las fieras. Aparecía en un paraje campestre, rodeado de
toda clase de fieras, de pronto le dejaron caer, y fue despedazado por un oso. Tertuliano,
que como todos los cristianos, fue muy contrario a este tipo de espectáculos sangrantes,
en época de la Dinastía Severiana (193-235), alude a diversos mitos puestos en escena,
como la castración de Atis; otro condenado llevaba los atributos de Hércules, y como el
semidiós en el Eta, fue abrasado vivo. El apologista cristiano escribe que había gente
que se prestaba voluntariamente a recorrer cierta distancia con los vestidos ardiendo.
Circo y fieras en la Roma antigua. Pantomimas y naumaquías
No todas las pantomimas acababan trágicamente. También se representaban mitos
obscenos y alegres, como el rapto de Europa por el toro.
A veces la arena se inundaba de agua y se convertía en un lago, donde se celebraban
combates navales. Conocemos una serie de naumaquías gracias a los historiadores
Tácito y Suetonio. La más antigua conocida data del año 46 a. C. La organizó Julio César
con motivo de los juegos triunfales que celebraron ese año su triunfo sobre los enemigos.
El dictador mandó hacer en el Campo de Marte un gran lago artificial, donde se
enfrentaron una flota tiria y otra egipcia. Participaron 1.000 soldados y 2.000 remeros
en cada flota; los barcos eran de dos, tres y cuatro remos. En el año 2 el emperador Augusto,
para festejar la consagración del templo de Marte Ultor, organizó una gran naumaquía
celebrada en un lago artificial; este lago medía 533 metros de largo y 357 de
ancho. Combatieron 30 naves grandes de los atenienses y de los persas, mas un número
mayor de pequeños barcos. El número de participantes fue de 3.000 combatientes, sin
contar los remeros.
El emperador Claudio en el año 52 organizó un gran simulacro de combate naval,
para celebrar la terminación de las obras que unían el lago Fucino, mediante un canal,
con el río Liris. En el combate celebrado en el lago participaron 19.000 combatientes,
repartidos en dos flotas, siciliana y rodia. Las orillas del lago, al decir de Tácito, estaban
llenas de balsas para impedir que el numeroso público, que se apiñaba en las orillas, se
cayera al agua. Las balsas estaban ocupadas por destacamentos de los cohortes pretorias,
que eran la guardia personal del emperador. El propio emperador Claudio, acompañado
de la emperatriz Agripina, presidió el espectáculo.
Nerón en el año 57 o 58 convirtió la arena del anfiteatro levantado por él en el
Campo de Marte en un gigantesco lago, donde se exhibieron toda clase de peces y
monstruos marinos, y se reprodujo un encuentro naval entre persas y griegos, que recordaba
los de las Guerras Médicas. Después se vació el lago y sobre la arena lucharon los
gladiadores y se simuló un combate terrestre. En el año 64 el mismo emperador en el
mismo lugar organizó por segunda vez una naumaquía, seguida, como la primera, de un
combate de gladiadores y después vino un fastuoso festín organizado por Tigelino.
El emperador Tito organizó en el año 80 unas fiestas que duraron 100 días y no podían
faltar en ellas los espectáculos acuáticos. En el primer día sobre una tarima de madera
que cubría el lago organizó unos combates de gladiadores y un acoso de fieras, el
segundo día una carrera de carros y el tercero un simulacro de batalla naval entre atenienses
y siracusanos, que recordaban los tenidos con ocasión del ataque de Atenas a
Siracusa, durante la Guerra del Peloponeso, 415-413 a.C.
El emperador Domiciano intentó eclipsar las fiestas acuáticas organizadas por su hermano,
hizo construir un nuevo y grandioso lago artificial y organizó un gigantesco combate
naval. Durante esta representación cayó una gran tormenta sobre los espectadores,
pero no se les permitió abandonar sus puestos, lo que motivó que muchos enfermasen.
La Historia Augusta, obra de finales del s. IV, da noticia de otra naumaquía, celebrada
por el emperador Filipo el Árabe, con ocasión de festejar el milenario de la fundación
de Roma. No se conocen detalles.
Los emperadores romanos fueron muy pródigos en organizar toda esta clase de espectáculos
para distraer al populacho de Roma. Dión Casio ya cayó en la cuenta de que
el pueblo se entretenía con ellos y no pensaba en política, ni en los verdaderos problemas
de la vida.






LOS BAÑOS y LAS TERMAS




LOS BAÑOS PRIVADOS Y LA HIGIENE

En un principio, los romanos se lavaban a diario la cara, las manos, las piernas, los pies y los dientes ; los médicos también recomendaban un baño cada ocho o nueve días, coincidiendo con las nundinae
Pero la mayor parte de las casas romanas no disponían de un espacio específico para el baño, sino que se utilizaba un recipiente adecuado junto a la cocina (culina) así resultaba más fácil calentar el agua y retirarla después del baño.
Alrededor del siglo III a.C. se generalizó la costumbre del baño y, en las casas más ricas empezó a construirse una habitación específica, la lavatrina o balneumque también estaba al lado de la cocina para aprovechar las conducciones de agua y que se calentaba con braseros. 
En algunas grandes casas o villas de propietarios muy adinerados el balneum se calentaba con una construcción llamada hipocausto, muy característica de las termas.
Para la limpieza diaria no se utilizaba el jabón, que sólo tenía un uso médico o para lavar la ropa.
Tampoco se conocía la pasta de dientes y para dejar los dientes blancos era sustituida por sal gorda, piedra pómez triturada, polvo de dientes de perro o bicarbonato, elementos todos muy abrasivos que se aplicaban con esparto; éste hacía la función del cepillo de dientes. Para eliminar los restos de comida se empleaba una hoja de lentisco, plumas o un instrumento específico.
“Lentiscum melius:sed si tibi frondea cuspis
defuerit, dentes pinna levare potest”.
"Es mejor el Lentisco, pero si te faltara una hoja afilada, puedes limpiar los dientes con una pluma". Marcial, Apophoreta, 22.
También se utilizaba la orina fermentada para blanquear los dientes y limpiar a fondo las encías (concretamente la orina de Hispania era muy apreciada y generó un comercio importante entre la península y Roma). Para conseguir un buen aliento masticaban hojas de menta o tomaban unas pastillas hechas de menta, rosas o
mirra.
Se han encontrado algunos restos arqueológicos que demuestran la importancia de la higiene entre los romanos, un equipo básico de limpieza podía estar formado por las siguientes piezas:
Volsella: pinzas para la depilación.
Culter: para limar y limpiar las uñas.
Dentiscalpium: una especie de hoz
pequeña para la limpieza de los dientes.
Auriscalpium: como una cucharilla para limpiar los oídos.
Estos instrumentos podían estar hechos de metal, de hueso o de marfil.
La depilación también formaba parte de la higiene y era habitual tanto en hombres como en mujeres. Se utilizaban las pinzas para depilar, ceras, resinas, la miel y, especialmente para hombres, cremas depilatorias hechas de resina, brea, aceite y cera (dropax). Un sistema curioso de depilación consistía en friccionar la piel con nueces quemadas.
3
LAS TERMAS
En el mundo romano las termas, o baños públicos, eran llamados así por el ambiente caldeado de algunas de sus salas. Tenían diferentes funciones, además de las puramente higiénicas: servían también para practicar gimnasia (mens sana in corpore sano), para fomentar la vida social entre los ciudadanos y, en ocasiones,
como terapia medicinal.
Las sesiones de hidroterapia se hacían en varias fases que beneficiaban el organismo en diferentes aspectos: la inmersión en agua caliente era beneficiosa para desintoxicar el organismo mediante la diaforesis, para modificar la presión arterial y la circulación sanguínea; también estaba indicada en algunas afecciones del intestino y del hígado, en cambio estaba contraindicada en el tratamiento de la tisis, el hematosis, los nervios, la atonía gástrica, la gangrena y las afecciones oculares.
Las sesiones en las termas se podían hacer siguiendo un orden: baño en la sala caliente, caldarium, reposo en la sala tibia, tepidarium, y finalmente baño frío en el frigidarium. Después de la inmersión en agua fría se realizaban unciones y masajes y se pasaba a realizar prácticas deportivas, aunque esta práctica se podía hacer al principio, antes del baño caliente, porque los romanos podían seguir diferentes itinerarios según sus gustos y edades. 
En algunas termas había también una sala caliente para hacer baños de sudor, el laconicum, llamado así por provenir la costumbre de alternar vapor caliente y baño frío de Laconia...ritus si placeant tibi Laconum, contentus potes arido vapore cruda Virgine Marciave mergi...”
“... Si te gustan las costumbres de los laconios, cuando ya tengas bastante vapor caliente, puedes entrar enseguida en el agua fría Virgen o Marcia.” Marcial,Epigrammata, VI, 42.
4
Los ciudadanos llevaban a las termas objetos necesarios para la higiene: botellas con aceites o ungüentos, estrígilos (hierros para limpiar el cuerpo), jabón y algunas ropas para secarse el cuerpo. 
Para guardar los trajes y los objetos los romanos iban acompañados de uno o más esclavos o contrataban los servicios del balneator, el encargado del buen funcionamiento de los establecimientos públicos.
A las termas, como edificios públicos, iba todo tipo de gente: jóvenes, viejos, ricos, pobres, hombres y mujeres. Las mujeres no compartían los espacios con los hombres: o bien tenían horarios diferentes o acudían a termas femeninas, más pequeñas que las masculinas, pero con las mismas salas.
El horario de las termas varió según la época, pero en general se abrí antes del mediodía y se cerraba a la puesta de sol, tanto la señal de apertura como de cierre se daba con una campana (tintinabulum). Las termas pertenecían al estado pero estaban cedidas en arrendamiento a un empresario, por eso tenían unas tarifas de entrada, y aunque no podemos saber si estas eran uniformes para todas (había termas con más lujos y otras más sencillas), sí se puede asegurar, gracias a autores como Marcial o Horacio, que no eran caras: la entrada costaba un cuarto de as, cuando con un as y medio se podía comprar pan y un litro de vino.
“... licebit de nostro, Matho, centies lavaris”
“... podrás bañarte cien veces, Matón, gracias a mis cien cuadrantes.” Marcial,
Epigrammata, VIII, 42.
Las partes diferenciadas de los edificios termales eran:
APODYTERIUM
Primera sala de los conjuntos termales, provista de bancos de piedra y hornacinas, unos huecos en las paredes donde dejar la ropa bajo la vigilancia de algún esclavo. 
Se trata de un vestíbulo, muchas veces unido al frigidarium, y, en algunos casos con un destrictarium, sala donde los hombres se limpiaban el cuerpo con el estrígilo después de haber practicado deporte, aunque también podía servir para masajes.

APODYTERIUM


PALAESTRA
Desde época imperial, la palaestra se convierte en un espacio imprescindible en las termas; normalmente se trata de un patio porticado donde se practicaba ejercicio físico o juegos gimnásticos.
Los romanos se untan con aceite o con ceroma (un preparado de aceite y cera) en un espacio especial (unctarium) y se cubrían de talco, arena o ceniza para proteger la piel y evitar la deshidratación manteniendo los poros taponados; así, desnudos hacían todo tipo de ejercicio y juegos: desde lecturas en voz alta a carreras, lucha, bolos, etc. 
En la palaestra podía haber una piscina de inmersión, la natatio, para tonificar los músculos después del ejercicio y antes de los baños termales. Una vez acabados los ejercicios podían cubrirse con un manto especial, endromis.
5
LACONICUM
No se encuentra en todas las termas, se trata de una sala muy parecida a la que conocemos como sauna, ya que el ambiente era caliente y húmedo: se llegaba a los 55 grados y al 80% de humedad.
Termina en una cúpula con una abertura cerrada por un disco de bronce con que se podía abrir o cerrar para regular el vapor y la temperatura. 
Para poder soportar la alta temperatura había fuentes con agua fría.
CALDARIUM
Es la sala del baño caliente (alrededor de 40 grados) y presenta una planta rectangular y ábside en uno de los laterales cortos, siempre contiene unos elementos esenciales para la función a que estaba destinada: una piscina para el baño, alveus, y una fuente circular por las abluciones frías, labrum
El alveus se calentaba desde el praefurnium y el agua caliente solía llegar desde las calderas a través de conducciones de plomo, el baño
tanto podía ser de inmersión como de asiento, ya que el alveus tenía unos escalones de acceso que también servían para a sentarse.
Aprovechando el ambiente caliente también se limpiaban con los strigili, unos rascadores de metal que los esclavos, los amigos o uno mismo se pasaban sobre el cuerpo para eliminar la suciedad. 
Cuando el bañista salía del baño caliente, necesitaba refrescarse, por eso acudía al otro extremo de la sala donde se encontraba el labrum, siempre lleno de agua fría.
TEPIDARIUM
Era la sala que tenía una temperatura tibia, utilizada normalmente como zona de paso entre las zonas caliente (caldariumy fría (frigidarium); se utilizaba también como estancia para ungüentos y para recibir baños de agua tibia, a veces , con pétalos de rosa o hebras de azafrán para aromatizar la piel. El sistema para calentar la cámara era similar al del caldarium y se explicará más adelante.



TEPIDARIUM

6
FRIGIDARIUM
Era la sala reservada al baño frío y presenta una piscina de agua fría para el baño por inmersión; normalmente el frigidarium está al lado del apodyterium y separado del caldarium y el tepidarium para mantener el ambiente más frío y porque solía ser la última estancia que se visitaba después de aquéllas.

FRIGIDARIUM

PRAEFURNIUM HYPOCAUSTUM
Es la sala donde se encuentran los hornos que suministran el calor al tepidariumal caldarium, y al mismo tiempo calientan el agua de la piscina (alveus) del baño caliente. El praefurnium está formado por una obertura en forma de arco en la pared del hypocaustumesta construcción se encuentra en la mayor parte de termas romanas como sistema de calefacción y consiste en la sustentación del suelo sobre arcos o pilares de ladrillos, de manera que quedaba formado un hueco por el que circulaba el aire caliente de los hornos; se conseguía definitivamente el calor de las estancias con chimeneas hechas con tubos de cerámica insertados en las paredes en sentido vertical; de esta manera se conseguía calentar tanto el pavimento como la piscina y crear un ambiente cálido en tota la estancia.
Para poder soportar el calor del pavimento sin quemarse, los usuarios de las termas llevaban un calzado de madera, socci, así evitaban tanto el calor como el resbalar sobre las superficies húmedas.
LATRINAE
Se han conservado pocos restos de letrinas privadas en las casas romanas, sólo algunas villas de Hércules o Pompeya nos muestran un estrecho espacio al lado de la cocina. 
Generalmente las letrinas eran públicas y formaban parte del conjunto termal, en ellas se podía conversar con los amigos o socios mientras se satisfacían las necesidades corporales. 
Estaban formadas por un banco de madera o piedra, en algunos casos mármol, con unos orificios superiores.
Los asientos estaban ubicados directamente sobre una cloaca, alimentada por el agua sobrante de las termas que pasaba continuamente, que se llevaba rápidamente los residuos a fin de eliminar los olores y mantener una buena higiene. 
A los pies de los bancos corría un canal pequeño de agua limpia donde los usuarios mojaban una esponja fijada en una varilla de madera para limpiarse a través de una abertura practicada en el asiento.
En una pileta se podían limpiar finalmente las manos.


GLOSARIO DE TEATRO ROMANO


Cavea / Scaenae Frons / Proscaenium / Pulpitum / Orchestra / Velarium / Siparium: Aulae premuntur y aulae Tolintur / Hospitalia / Valva Regia / Columnatio / Mimo y Pantomima / Tessera lusoria / Fornices / Domus Aurea / Puzolana / Hipogeo / Naumaquías / Toga: Praetexta y Alba o Virilis / Peplum / Palla / Stola / Indutus: Fascia pertoralis y Subligaculum o Subligar





CONTINUA  ABAJO
CLICK  
 ¨ENTRADAS ANTIGUAS¨
(REPRESENTACIÓN GRECIA Y ROMA  - TEATRO MEDIEVAL  )
*